Nociones básicas sobre Nordic Walking

 

El Nordic Walking o Marcha Nórdica es una actividad física y deportiva que consiste en caminar con bastones, similares a los utilizados en el esquí de fondo. Su práctica, se fundamenta en el más antiguo de los ejercicios del ser humano: caminar.

 

Es originario de los países nórdicos, y tiene su origen en el esquí de fondo, en el que los bastones se convirtieron en un instrumento para ayudarse en el desplazamiento, aprovechándose también para darse impulso. El uso de los bastones para caminar, permite activar el tronco superior y con ello diversos grupos musculares, lo que convierte en mucho más eficiente y saludable el ejercicio que realizamos al caminar.

 

Caminar usando la técnica Nordic walking es mucho más efectivo que caminar sin bastones, ya que el uso de los mismos induce a la activación del tronco superior de forma simultánea al movimiento del tren inferior durante la marcha. Además, al ser un ejercicio de entrenamiento cardiorrespiratorio (ejercicio aeróbico), se incrementa el consumo calórico, y la frecuencia cardiaca respecto al simple caminar, todo ello sin niveles perceptibles de fatiga.

 

El Nordic Walking es una forma sencilla y eficiente de estar en forma. Además de relajante y divertido, caminar con esta técnica es especialmente atractivo, porque es un deporte seguro, fácil y económico, con el que se pueden obtener los mismos beneficios para mejorar o mantener la condición física que corriendo, nadando o montando en bicicleta. Aunque con otros ejercicios podemos obtener mucha más fuerza, resistencia, potencia, etc., la "buena forma física" se puede obtener básicamente caminando. Lo importante es moverse y ser activos. El valor añadido que aportan los bastones con esta actividad física es muy sencillo, pues al incorporarlos y aplicar un sencillo y coordinado movimiento de brazos y manos, se obtiene un ejercicio mucho más completo y con ello un mayor beneficio para nuestro organismo.